miércoles, 26 de octubre de 2016


Hi my dear friends, I'm here again  with something that I'd like you to see and comment! I'd love flying into the sky inside a hot air balloon basket but at the same time, I am afraid of it! It's a very strange feeling so today I want to share with you this report about the  "Hot Air Balloon Fiesta in Albuquerque, USA".  I'm sure that I'll finally do it! but I need to be encouraged enough!!!

Hola queridos amigos, aquí estoy otra vez con algo que me gustaría que viérais y comentárais, Me encantaría volar por el cielo dentro de un globo aerostático pero al mismo tiempo, me da miedo.  Es un sentimiento muy extraño así que hoy quiero compartir con vosotros este reportaje sobre "El Festival de Globos Aerostáticos de Albuquerque, USA".  ¡Estoy segura de que al final lo haré! Pero necesito estar lo suficientemente animada.

Albuquerque, USA.

Info from:  Speak Up magazine.

Imagine a hot air balloon, an enormous, colourful balloon with a basket, carrying people high into the sky.  It's spectacular!  Now imagine 600 hot air balloons, all in the same place at the same time.
That's what you can experience at the Albuquerque International Balloon Fiesta, which is the world's biggest ballooning festival.  This year it has been from October 1st to 9th.


The Albuquerque International Balloon Fiesta began in Albuquerque, New Mexico, in 1972, with 13 hot air balloons launching from the parking lot of a shopping mall.

This was for the 50th birthday celebration of a local radio station.  It included a balloon race and was a great success.

The Balloon Fiesta became an annual event, and it got bigger every year.  In 2000, it had the most hot air balloons ever -1,019.  After that, officials limited the number of balloons to 600.


In addition to being the world's biggest balloon event, the Balloon Fiesta is also the most photographed.  It has its own area, the Balloon Fiesta Park, which is 365 acres, or the size of 54 football fields.

Up to 100,000 people attend each day of the Fiesta for a series of spectacular activities.  One of the most popular is the Mass Ascension, when all of the balloons launch into de sky in two waves.  Another is the Balloon Glow, when the balloons illuminate the night.


In the Flight of Nations, a balloon from each country represented at the festival launches to the sound of its national anthem.  It also carries its flag.  Hot air balloons come in all different shapes and sizes. The Special Shape Rodeo has balloons shaped like everything from flowers to dinosaurs and Elvis Presley.

The festival also has a series of challenges.  These include a long-distance race called America's Challenge.  Special long-distance balloons launch from the Balloon Fiesta Park and travel as far as possible.  The winning balloons often travel for three days as far as Canada or the East Coast of the United States.


Festival attendees can also enjoy concerts and other entertainment at the Balloon Fiesta Park.  They can visit the Balloon Discovery Center and the International Balloon Museum to learn about the history of the festival and ballooning.  And of, course, they can experience the rich New Mexican culture of Albuquerque.  It's a fun time for everyone!!!



-HOT AIR BALLOON:  globo aerostático.
-TO CARRY:  llevar.
-PARKING LOT:  aparcamiento.
-SHOPPING  MALL:  centro comercial.
-OWN: propio.
-UP TO:  hasta.
-TO ATTEND:  asistir.
-WAVE:  ola.
-GLOW: resplandor, brillo.
-ANTHEM:  himno.
-FLAG:  bandera.
-SHAPE:  forma.
-TO LAUNCH:  lanzarse.
-AS FAR AS POSSIBLE:  lo más lejos posible.




jueves, 15 de septiembre de 2016

MODERN LIFE / AN OFFICE WITH A VIEW/ Vida moderna / Oficina con vistas.

Hi my dear friends, I don't know  which your opinion about "containers" will be  and  about their use in our society  but after this reading, you may have a new and different one!!! ContainerVille is in London.

Hola queridos amigos, no sé cuál será vuestra opinión sobre los "contenedores" y su uso en nuestra sociedad hoy en día pero después de esta lectura, puede que tengáis otra nueva y diferente. ContainerVille está en Londres.


With the increasing demand for office space, and rising rental costs, London companies are looking for alternative locations.

Some of them are even setting up their desks inside converted shipping containers.  This is at a place called CONTAINERVILLE, which offers start-up companies and young entrepreneurs an affordable and creative working space in the busy British capital.


Designed by the Kyson architecture studio and let by The Estate Office Shoreditch, ContainerVille consists of 30 disused cargo containers, which have been converted into fully functional and modern offices.  They have been  arranged over two floors and decorated with colourful numbered front doors.

The full makeover includes glass sliding doors, a fitted kitchen, Wi-Fi, full insulation, soundproofing and access to a communal area with picnic benches, bike racks, toilets and showers.


These original offices also offer a nice view as they are located on the south bank of Regent's Canal (in London's East End).  They are near Broadway Market and are in close proximity to trendy Shoreditch and vibrant Hackney.

Renting one of the containers for a minimum of  six months costs 1,000 pounds  pcm (per calendar month), all bills included.
This is pretty reasonable when compared to other co-working spaces where you only have a small desk space and little privacy.  Each container can accommodate up to six desks, although most containers are occupied by small companies with an average of three of four employees.


ContainerVille tenants have the advantage of "having your own space while maitaining a sense of community", says development manager Phil Bouette, who plans to build another floor.

Since it opened its doors in September 2014, ContainerVille has proved very successful and it currently has full occupancy.  It attracts a wide range of small creative firms:  the types of businees present include fashion, design, music and TV production, pastry and carpentry.


One tenant, designer Paul Hamilton, shares Container 23 with his wife Julia.  They run a company called OneAnother that specializes in design and brand development.  Its client list includes ContainerVille itself, as well as Greenpeace UK and the famous magazine The Economist.

-RISING: en aumento.
-RENTAL: alquiler.
-TO SET UP:  montar.
-DESK:  mesa.
-SHIPPING: transporte marítimo.
-START-UP COMPANY: empresa emergente.
-MAKEOVER:  reconversión.
-SOUNDPROOFING:  aislamiento acústico.
-BIKE RACK:  aparcabicis.
-TENANT:  inquilino.
-PASTRY:  pastelería.
-CARPENTRY:  carpintería.



jueves, 14 de julio de 2016


Hi my dear friends, today here you can see a "fiction story" for you to read! I hope you'll like it!

Hola mis queridos amigos, hoy aquí tenéis  "una historia de ficción" para que leáis. ¡Espero que os guste!

From Speak Up magazine.

"JOANNA"  by  Nicola  Mabbot.

On paper, Robert was a dating agency's dream -he had a good stable job, he wasn't bad-looking and, of course, he was single.

And single was a word that haunted Robert.  Despite being successful in his career, he didn't seem to have much luck with women.  He suspected that the women he had dated we
re only inerested in him because he was rich and successful.  None of them ever had anything in common with him.  He was shy with women and tired of embarrasing silences, so he had almost given up on finding his Ms. Right.

One Friday two colleagues, Jake and Johnny, invited Robert to go for a drink in a pub in the town centre after work.  Robert didn't usually go out with them but that night, when they had asked him if he was coming, he found himself answering, "Why not?"

Later on they were drinking cold beer outside the King's Arms.  It was a pleasant summer evening around mid-July.  It had been a very hot day and the breeze was still warm.  But Robert wasn't really enjoying himself and was beginning to regret having agreed to come out.  On the other hand, Jake and Johnny were having a good time.  They had all had plenty to drink and his two colleagues were chatting to two girls.  But Robert didn't think much of the girl he was talking to.  In fact, he was quite bored and trying to think of an excuse to leave.

Just then another group of girls walked past their table.  As they stopped nearby one of the girls caught Robert's eye.  The wind gently blew her hair off her face.  She shone like a single star in the sky on a dark night.  He couldn't take his eyes off her.  Suddenly she looked down and caught him gazing at her.  He realized that he had been looking at her for too long and looked away quickley.

Somehow the group of girls got talking to Robert and his colleagues, and Robert found himself face to face with the girl, who introduced herself as Joanna.

"I haven't seen you here before.  Do you work at the hospital with Jake and Johnny?"  she asked.
"Yes, I'm a cardiologist,"  he replied. "What about you?"
"I'm a science teacher".

She was so easy to talk to, so unlike any other girl that Robert knew.  As she left, she gave him her mobile phone number.

Over the next few days Robert kept catching himself daydreaming about Joanna.  He hoped to see her again, but didn't want to appear too interested, so he decided to wait for Jake and Johnny to organise another night out at the King's Arms after work.

The opportunity arose the following Friday night.  Robert sent Joanna a text telling her he would be in the King's Arms if she wanted to join him.
"Yes, I'll see you at 8", was the answer.

This time it was a cold night.  A chilling wind had forced the drinkers inside the pub.  Joanna was in the pub when they walked in.  She was wearing the same black dress as the week before and she was with the same two friends.  He looked across the pub at her, anticipating a smile as she saw him.
But that night, being with Joanna just wasn't the same.
The look in her eyes was cold and unwelcoming, and the conversation was difficult.
Robert felt like ke'd just been woken up from a wonderful dream.  He thought that he must have only imagined the way Joanna's face had lit up when they were speaking the week before.  He left early, feeling very downhearted.

A week later, when his friends asked him if he was going out, Robert made an excuse and turned down their offer.  He went straight home from work.  His house seemed so big and empty.  As he was eating his microwave meal for one and feeling very sorry for himself, he received a message on his phone.
"The girl you met two weeks ago is here and asking about you! .Jake.

He hesitated for a minute before calling a taxi to take him to the King's Arms.  He was trying not to think about the strange experience the week before.  He wanted to make sure that he hadn't only imagined the girl from their first meeting.

Jake and Johnny were sitting outside and with them were the girls.  Joanna smiled radiantly as she saw him.
"Hello", he said.
She seemed to read his mind and laughed as she began, "You were here last Friday..."
He looked at her, puzzled.
"You saw Jessie."
"Who?"  he asked.
"Jessica.  She's my twin sister.  We're identical."
"I'm sorry,"  she went on, "please let me explain."

"The problem is that I haven't been on a date for two years...  You see, I had a terrible experience with my ex.  After a few weeks he started to scare me a bit. So I finished with him, but then he started stalking me."
There was still one thing that Robert didn't understand.
"So why did you send your sister?"  he asked.

"Well, I didn't want to lose the chance of getting to know you.  The first time my sister met my ex, she realizad immediately that something was wrong.  So I thought I would feel more comfortable if she met you and gave you the OK.  Can you forgive me?"


-DATING AGENCY:  agencia de citas.
-TO HAUNT:  perseguir.
-SHY: tímido.
-EMBARRASING:  embarazoso, violento.
-TO REGRET:  lamentar.
-TO CHAT:  conversar.
-TO SHINE:  brillar.
-TO GAZE: mirar.
-TO LOOK AWAY:  apartar la mirada.
-TO DAYDREAM:  soñar despierto.
-CHILLING:  helado.
-TO LIGHT UP:  iluminarse.
-TO TURN DOWN:  rechazar.
-TO HESITATE:  dudar.
-PUZZLED:  confundido.
-TWIN SISTER:  hermana gemela.
-TO STALK:  acosar.
-TO FORGIVE:  perdonar.



jueves, 7 de julio de 2016

ENGLISH LANGUAGE / ORDERING THINGS IN A RESTAURANT, A PUB OR A CAFÉ / Inglés / Pedir cosas en un restaurante, pub o café.

Hi my dear friends, today we're going to look at the way "we order things" in English but not in a "formal" way. I hope you'll like it and use it!

Hola mis queridos amigos, hoy vamos a ver la forma en la que pedimos las cosas en Inglés pero no de una manera "formal".  ¡Espero que os guste y que os sea útil!


You know that the polite way to ask for something in English is "I would like", or better "I'd like" but we hardly ever use this expression when we order things in a restaurant or café.

Even in the most formal of situations, a restaurant with waiter service, British people almost never say "I'd like".  Although it's very important to be polite, the phrase we use most is "I'll have", for example:  "I'll have the steak with a salad, please".  This may sound more like an order, but it is the accepted formula.  What you should never forget to say is "please" at the end!


If you need anything during your meal, you should say: "Can I have some more wine, or the bill, please?"  Don't say "could or may because although you have studied them, they sound old-fashioned and unfriendly.

If you are queuing up for food in a self-service tea shop or coffee bar, the politest thing to do is to remember that there are other people waiting behind you and that the person serving is very busy.  So keep it short and give your order nice and clearly, for example:  "Two teas and a slice of carrot cake, please."  A friendly smile will make up for any lack of formal or polite language in your request.

Any more detailed questions you may have should also be kept very concise, such as:  "Have you got any Tabasco?"  or  "Can I have some extra mayonnaise with that?"


Remember that British people hate fuss and so your aim should always be to make things easy for the people around you.  Speak loudly and clearly, so the person serving you can hear you above a noisy coffee machine.  Then, once you have your order, move out of the way quickly, so someone else can have their turn.


This approach is even more important in a pub, especially when it's busy, and here things become a little more complicated.  First of all, the bar of a pub is the only place where people do not form a queue.  But beware, just because you can't see one doesn't mean it isn't there.  There will certainly be an invisible queue and both the people standing in it and the bar staff will usually know whose turn it is.


Of course when it's very busy it can be difficult for the bar staff to keep track of customers, so you may need to attract their attention.  Under no circumstances shoud you attempt to do this by saying something like "Hello, I'm here". "I'd like to order a drink", or even "Who is the last in the queue?"


At the bar of a pub, there is a strict etiquette of non-verbal communication, and that doesn't mean vigorous hand gestures, or waving your glass about.  What you need to do is to make eye contact with the person serving behind the bar.  Once he or she has seen you, you can lift your eyebrows or raise your chin quickly, perhaps with a hopeful smile.  This is the code for: "hello, I'm here".

When the bartender responds with a nod or smile, that is the code for "I have seen you and noted your position in the queue,"


When your turn comes, the correct way to order a beer is to say :"Pint of bitter/lager, please."
For a half-pint, you should say: "half a bitter/lager."
If you want a particular brand of draught beer or real ale, you should say: "Pint of ..." or "half of ..., please".
Only one of your group should give these orders and pay, with at most one friend to helpe you carry the drinks.  The golden rule is always to be quick, clear and then to get out of the way!


-TO QUEUE UP:  hacer cola.
-SLICE:  trozo, porción.
-TO MAKE UP FOR:  compensar.
-FUSS:  revuelo.
-TO KEEP TRACK:  llevar la cuenta.
-TO WAVE ABOUT:  agitar.
-TO LIFT:  alzar.
-EYEBROWS:  cejas.
-TO RAISE:  levantar.
-CHIN:  barbilla.
-BARTENDER:  barman.
-NOD:  asentir con la cabeza.
-DRAUGHT BEER:  cerveza de barril.
-REAL ALE:  cerveza artesana.
-TO GET OUT OF THE WAY:  retirarse de la barra del bar.



martes, 5 de julio de 2016


Hi my dear friends,  are you thinking of  holidays? New York is always a wonderful option. Would you like to see the city from "the top of the rock?   I love New York!

Hola mis queridos amigos, ¿pensando en las vacaciones ? Nueva York es siempre una maravillosa opción. ¿Queréis ver la ciudad desde la "cima del  Rockefeller"?
¡Me encanta Nueva York!


If you want to get a great view of the New York Skyline, you should go to the "Top of the Rock".  The Rock in this case is an abbreviation of the "Rockefeller Center".  It opened in 1933, during the Great Depression and when it did, John  D  Rockefeller followed the example of another New York skyscraper of that era, the Empire State Building.

The Top of the Rock closed in 1986, but reopened in 2005 and it still offers spectacular views.

You can enjoy the view both during the day and at night, but if you go at night, you might want to consider the amazing Rainbow Room which is  an incredible ballroom where you must go very well dressed!!! You don't need to be formal but you have to look good!  This ballroom closed in 2008 and it reopened late 2014. It's one of those exquisite ...65 floors up with views of the city!

The Rockefeller Center in Midtown Manhattan is world-famous.  This large cultural complex was built by one of the United States' richest dynasties, the Rockefellers, and here you can find Radio City Music Hall and Rockefeller Plaza.

Less well known, perhaps, is the Art Deco skyscraper at 30 Rockefeller Plaza (where the Rockefeller family still have offices).  It is well worth visiting, not least because the observation deck at the top, the "Top of the Rock" , offers spectacular views of the New York skyline.


When it first opened in 1933 it was given the name the RCA Building, in honour of its most important tenant, the Radio Corporation of America.  RCA was in fact part of a larger corportarion, General Electric, and this could explain why the name changed to the "GE Building" in the 1980s.

This year its name will change once again when it becomes the "Comcast Building".  But many people just call it "30 Rock", which was also the title of a popular TV series that was set there.  And the best part of "the Rock" is the "Top of the Rock!"


-SKYSCRAPER:  rascacielos.
-IT IS WELL WORTH VISITING:  vale la pena visitarlo.
-SKYLINE:  silueta.
-TENANT:  arrendatario.
-BALLROOM:  salón de baile.
-TO LOOK GOOD:  ir bien vestido.
-65 FLOORS UP:  en el piso 65.



jueves, 30 de junio de 2016


Hi again my friends, here you can see another summer recipe. This one is delicious, healthy and you won't spend much time in your kitchen, less than 20 minutes!!!  I hope you'll like it!

Hola otra vez amigos, aquí tenéis otra receta de verano.  Esta es rica, sana y no pasaréis mucho tiempo en la cocina, ¡menos de 20 minutos!  Espero que os guste.


(Receta de Sergio Fernández de su libro "Cocina Sana")

-1 manojo de acelgas.
-1 berenjena.
-1 calabacín.
-2 tomates.
-100 gramos de zanahorias.
-100 gramos de judías verdes.
-Aceite de oliva.
-Pimienta y sal.
-Medio litro de leche.
-100 gramos de queso (parmesano o el que nos guste más)

Tiempo:  18 minutos.

Raciones:  4 personas.

Dificultad:  Baja.

***Lava las verduras.  Precalienta el horno a 200 grados durante 15 minutos.  Corta las acelgas en trocitos y la berenjena y el calabacin córtalos en dados.  Parte los tomates en cuartos.  Las zanahorias córtalas en rodajas. Las judias verdes pártelas en cuatro trozos cada una.  Cuece todas las verduras hasta que estén al dente (unos 8 minutos) y en una sartén con un poco de aceite de oliva, saltea la berenjena.

***Para hacer la bechamel, en un cazo calienta la leche con un poco de sal y pimienta.  Funde en una sartén 30 gramos de mantequilla y añade 30 gramos de harina tostándola un poquito, durante 1 minuto sin dejar de remover. Añade la leche muy poco a poco removiendo todo el rato y deja cocer unos 5 minutos hasta que esté la masa suave y fina.

***Unta con un poco de aceite una fuente para horno y coloca en ella las verduras y el tomate que está en crudo .  Cubre todo con la bechamel y añade el queso que hayas elegido.  Hornea (con las resistencias de arriba y abajo) las verduras 8 minutos y sirve inmediatamente.



miércoles, 29 de junio de 2016

COCINA SANA, RICA Y FÁCIL / A delicious and healthy recipe.

Hola mis queridos amigos, hoy os dejo una receta de cocina, fresquita, sana y sobre todo rica. Espero que os guste.

Hi my dear friends, today I want to give you a fresh, delicious and healthy summer recipe.  I hope you'll like it.

                        (Receta de Sergio Fernández de su libro COCINA SANA)

-8 alcachofas hervidas.
-8 huevos de codorniz.
-1 cucharada de pimentón dulce.
-El zumo de medio limón.
-Aceite de oliva.
-Pimienta y sal.

18 minutos.

Para 4 personas.


***Pela las alcachofas hasta dejarlas solo con los corazones y con una forma redondita.  Hierve las alcachofas unos 8 minutos.  Después en una sartén saltéalas con un poco de aceite de oliva y sal, bien escurridas.  Ponlas boca abajo y deja que se cocinen unos 5 minutos.

***Pasados los 5 minutos dales la vuelta y rehógalas otros cinco minutos más.  Sin retirar del fuego, casca un huevo de codorniz encima de cada una de las alcachofas.

***Para terminar, echa por encima un poco de tomillo seco (si se quiere) , sal y pimienta.  Deja que se haga todo a fuego lento durante otros 5 minutos.  Saca las alcachofas a una fuente, espolvorea con un poco de pimentón dulce y ¡a la mesa!




miércoles, 15 de junio de 2016


Hola mis queridos amigos, como las vacaciones para los escolares ya están ahí, hoy os dejo este cuento infantil que relata las aventuras de un niño y su amiga en un planeta lejano. Espero que os guste. 

Hi my dear friends, summer holidays for scholars are nearly  here  so today I would like them to read this tale which tells a boy and his friend's adventures on a far far away  planet! I hope you'll like it!

GORDOVINCHI Y EL PLANETA DE LA LUZ de Ángel Luis Romo. (Bubook Publishing)
Ilustrador: Julio López.

                                                                                                CAPÍTULO  I                                                              
Samuel vive en un pueblo grande, un pueblo importante, cruce de caminos, que tiene un colegio grande, un colegio importante, al que acuden niños de varios pueblos de alrededor, pueblos que se fueron quedando sin gente y que ya no tienen colegio.

Samuel es un niño de diez años, gordito, con el pelo algo rojizo, un flequillo rebelde y muchas pecas en las mejillas.

Un día de clase, en el colegio, la profesora de cono le hizo levantarse y le preguntó algo que ella había explicado el día anterior.  Samuel se puso muy colorado, tartamudeó una mala respuesta, y le demostró a la seño que no sabía nada de aquello, que no había puesto atención, y que no habíia estudiado nada en casa.  La señorita hizo una mueca de disgusto y lo amenazó con la peor nota si seguí así.  Luego, tras indicarle que se volviera a sentar, hizo la misma pregunta a una compañera de Samuel, Claudia, que sí conocía la respuesta.  Samuel, entretanto, sofocado, sacó con disimulo de su mochila unos pequeños ladrillos de regaliz rojo, y se comió uno.  Y un poco después, otro.

Mientras Claudia contestaba, Samuel se dio cuenta de que empezaba a recordar todo lo explicado por la seño, justo lo que unos momentos antes le habían preguntado y no supo responder.  Levantó entonces la mano, dando a entender que quería intervenir.  La señorita, que estaba disgustada con él, se molestó un poco, y le hizo un gesto de contrariedad, pero decidió interrumpir a Claudia:

A ver qué quiere Samuel, el que no estudia.  Y Samuel continuó lo que Claudia había empezado, desde el punto en que fue interrumpida por la señorita hasta el final, en una exposición brillante.  La profesora, muy sorprendida, quiso saber el porqué de su extraño comportamiento:

Bueno, y si lo sabías, ¿por qué no lo dijiste cuando te pregunté? ¿Es que estabas dormido?

No, dijo Samuel, disimulando, es que me puse muy nervioso.

Tonterías, ¿cómo te vas a poner nervioso delante de tus compañeros, que  además son tus amigos?

Y el asunto quedó así.  La seño volvió a su mesa y continuó con una nueva lección.

                                                                                               CAPÍTULO II
Al día siguiente, Samuel hizo una prueba más, al intuir que algo raro estaba pasando.  Comió otro ladrillo durante la clase de mates, para comprobar de nuevo que justo después de tragarlo empezaba a acordarse de lo que había oído durante la explicación del profesor, y además, lo entendía.

Samuel se dio cuenta de que, aunque no hubiera estudiado, se acordaba de todo lo que sus profesores habían explicado solo con comerse un par de ladrillos de regaliz, y tal vez le pasara con comerse uno solo.  Pero se acordaba solo de una parte, si solo había prestado atención a esa parte;  y de nada, si no había estado atento en absoluto.  Inquietante revelación, que fue comprobando días después.

Veamos, se dijo Samuel, a modo de reflexión, sacando conclusiones una semana después de la primera manifestación del suceso:

Si no presto atención a lo que me explican, no me acuerdo de nada aunque coma regaliz.  Es imprescindible que lo haya escuchado con atención.  Así, aun no estudiando, puedo acordarme de todo gracias al regaliz rojo, mi mejor aliado desde ahora.  Y no funciona con regaliz negro, tiene que ser regaliz rojo.

Como sus compañeros iban viendo que solía sabérselo todo, comenzaron a ponerle motes.  Sabigordi y Gordilisto no eran demasiado pegadizos.  Pero un día se habló en clase de Leonardo da Vinci, el más grande inventor y artista del renacimiento, un gran sabio, y a un compañero, se le ocurrió el mote con el que había de quedarse Samuel, y por el que ya desde entonces fue conocido. Mezcló "gordo" con "vinchi" y lo llamó, delante de todos Gordovinchi, escribiéndolo con "ch", como se pronuncia.

                                                                                              CAPÍTULO III
Así pasaron días y semanas. Gordovinchi, respondía bien a todo lo que le preguntaban, siempre que hubiera escuchado atentamente el día en que se había explicado.  Pero un día tuvo un contratiempo.  Cuando su madre lo llamó por la mañana, se volvió a quedar dormido un rato más, lo suficiente como para luego tener que desayunar deprisa y salir corriendo.  Como consecuencia, llegó un poco tarde, además de olvidarse de comprar sus chuches de regaliz rojo.  Y claro, cuando las buscó en su mochila, no las encontró.  Además tuvo la mala suerte de que le tocó salir a la pizarra para hacer un problema de fracciones y no lo supo resolver.  Esto confirmaba que sin chucherías y sin haber prestado atención no tendría éxito.

No fue grave, porque era solo un fallo entre muchos aciertos, pero él se sintió mal, porque cuando uno se acostumbre a quedar bien y estar bien considerado, no encaja de buen grado un fracaso.  Entonces compró más chuches.  Casi toda la paga la destinaba a comprar regaliz rojo, y decidió que, en adelante, lo repondría cuando le quedasen solo dos piezas, asegurándose así de que ya no le faltaría en caso de necesidad.

Pasado un tiempo, se percató de que había engordado, sobre todo tras pasar la primera evaluación, para la que hubo de hacer un esfuerzo extra, engullendo mayor cantidad de su pócima milagrosa.  Y no solo él, también su madre, que se preocupó lo bastante como para hacerle preguntas, y hurgar en sus cosas, hasta que encontró los ladrillos de regaliz en distintos lugares:  en su mochila, en el cajón de la mesita, y hasta una cajita de cartón, debajo de la cama.  Habló entonces muy seriamente con él, le confiscó las chucherías, y le prohibió comerlas por el momento.

Fue un problema para Samuel, que pasó una temporada sin disponer de ladrillos, y sin levantar la mano en clase cuando los profes preguntaban, por miedo a fallar.  Pero él era también consciente de que no podía seguir engordando.  Un poco gordo como él ha sido visto siempre, se decía, observando su aspecto en el espejo, no me veía mal, pero así, obeso no.  Nunca.  Y se hizo el firme propósito de adelgazar.

                                                          CAPÍTULO IV

Claudia es una chica muy delgada, en contraste con Samuel.  También tiene diez años.  Vino con sus padres desde la República Dominicana.  Ella dice que es negra.  Café con leche, dice Gordovinchi, a quien le llaman la atención sus ojos negros grandes y brillantes.  Siempre lleva coletas, y suele vestir pantalón de peto, una especie de mono.  Gordovinchi es su mejor amigo, con quien más habla, y como viven cerca, suele acompañarla de vuelta a casa.

Antes de llegar a casa de ella, se sientan en un pequeño parque que hay junto al río, y parecen felices conversando mientras se escucha el discurrir suave del agua.  Allí, tras el disgusto con su madre, Gordovinchi le contó a Claudia su secreto, avisándola antes de mantenerlo, porque ya se sabe que el secreto de uno es seguro, y el de dos está en peligro.  Claudia le garantizó  Samuel que no diría nunca nada, y que para demostrárselo, debían mezclar su sangre, como hacen en las películas de aventuras.  Así que se hicieron un pequeño corte en la yema de sus respectivos dedos índices, y una vez se vieron sangrando, los juntaron, para dejar sellado así su pacto.

Después, Gordovinchi le contó también la regañina de su madre y el castigo de no poder comprar ni comer más regaliz, y Claudia insinuó que ella compraría unos pocos, los justos para poder dárselos en caso de necesidad, y que, de paso, comprobaría si con ella daba resultado o solamente funcionaba con él.

                                                                        CAPÍTULO V

Al día siguiente, en ese mismo parque en el que suelen sentarse, hablando y hablando, un día previo al examen de mates, se les hizo tarde sin darse cuenta.  Claudia le contaba a Samuel otro secreto.  Al parecer, ella era capaz de saber lo que otro pensaba cuando lo miraba fijamente a los ojos.  Y, claro, Samuel le preguntó si ella sabía lo que él estaba pensando justo en ese momento, mientras le lanzaba una mirada impasible, sin pestañear.  No seas tonto, le dijo ella, ruborizándose, así no puedo concentrarme.  Y cambió de tema, para decir que con ella, lo de los ladrillos no había funcionado, lo que parecía demostrar que solo a Gordovinchi le proporcionaban memoria.

Ya casi de noche, y con la oscuridad del día, vieron cómo un objeto grande y raro se movía por encima de ellos, girando a mucha velocidad.  Se asustaron un poco, y miraron hacia arriba, para ver una gran fuente de luz, como una linterna enorme, que los enfocaba, abarcándolos por completo,  Sin decir palabra, ya completamente absortos en la extraña visión, se dieron cuenta de que eran levantados del suelo muy lentamente hasta llegar al centro mismo de la emisión de aquella luz cegadora.  UN instante después dejaron de verse, y el objeto extraño se alejó a velocidad de vértigo para desaparecer con ellos en el cielo.

                                                        CAPÍTULO VI

El objeto extraño  que se alejó a tan gran velocidad resultó ser una nave espacial conducida por un extraño personaje.  Los niños, alucinados, observaban cómo ese alienígena manejaba un cuadro de mandos como un videojuego gigante, y veían en la pantalla un azul inmenso con estrellas pasando tan rápido que no daba tiempo a adivinarlas.  Se hallaban sentados tras él, sujetos a los sillones por unas bridas hechas de algo parecido al plástico, que el otro alienígena que iba en la nave les había puesto.

Ya en el Planeta de la Luz, que así se llamaba el planeta al que fueron llevados, y en una sala enorme, sin decoración alguna, los recibió un personaje raro, bajito y ancho, con unas orejas muy grandes, que le caían sobre los hombros, y tres piernas, que andaba con dos de ellas cuando iba despacio, y con las tres, dando pequeños saltos, como en un trote, cuando iba deprisa.

 Como los chicos estaban asustados, intentó calmarlos con explicaciones que para él serían obvias, pero para ellos más bien desalentadoras:

No tengáis miedo.  Os hablaré en vuestro idioma.  Habéis venido al  Planeta de la Luz, que se llama así porque nuestro planeta gira alrededor de nuestro sol, pero no gira sobre sí mismo, así que la mitad del globo en que vivimos recibe luz indefinidamente.  La otra mitad, la de sombra, no se utiliza, permanece inhabitada.  No corréis peligro, estáis aquí en una Misión de Paz.  Investigaremos vuestros cuerpos para intentar crear niños, porque en este planeta nacemos todos ya adultos, ni pasamos por la niñez, ni nos hacemos viejos.  Es decir, que aquí somos todos iguales, y no nos gusta.  Nos hemos fijado en otras civilizaciones, y creemos que la vuestra es mucho más sana, más rica, al mezclar individuos de todas las edades.  ¿Me estás escuchando, niña?, preguntó el extraño ser, al ver a Claudia cabizbaja.

Sí, sí, dijo Claudia, un poco sorprendida.  Es que estoy preocupada por mis padres, nos estarán buscando.

Ésa es otra de las razones por las que os hemos traído.  Aquí no nos preocupamos por los niños porque no los hay, tampoco nos preocupamos como padres, claro, porque no lo somos, y una vida sin preocupación es una vida falta de emoción. al menos eso nos parece.

Ya, pero eso no resuelve lo de nuestros padres, añadió Gordovinchi, en estos casos, si ven que no aparecemos, llamarán a la policía, y si así tampoco nos encuentran acabarán preocupados, tal vez lloren y sufran.  Además, ¿usted quién es, es el jefe?, o ¿hay alguien que mande más...?

En cuanto a lo de vuestros padres, espero que os podamos hacer las pruebas lo más pronto posible, dijo el alienígena.  Pero no entiendo mucho de eso, agregó, ya os dije que aquí sufrimos y lloramos, pero no por niños, no sabemos lo que es eso.  Los días en el Planeta de la Luz son más cortos que en La Tierra, y como no hay oscuridad, o sea noche, se cuentan cuando nuestro Sol pasa por el mismo sitio, ya lo veréis.  Además, si el proceso se alarga, nuestra nave viaja a velocidades cercanas a la e la luz, así que llegaríamos casi antes de que os echaran en falta.  En cuanto a lo de jefe, en este planeta hay un Jefe Superior que no suele intervenir en asuntos tan poco relevantes, yo soy el Superintendente, cumplo sus órdenes.  Y, acto seguido, llamó a una especie de Sirviente, muy parecido a él, que entró en aquella sala enorme sin lámparas, claro, porque siempre es de día, ni muebles, para sacar de allí a Samuel y a Claudia.

El alienígena los llevó por unos pasillos muy largos, todos muy parecidos, de paredes blancas sin cuadros ni adornos. Según les dijo, en las pareces, que tenían doble fondo, metían todos los objetos.  Al final de uno de ellos, entraron en una sala que daba idea de laboratorio, de paredes y puertas transparentes, algo parecido al cristal, pero menos rígido, como una masa ligeramente gelatinosa.

                                                            CAPÍTULO VII

En casa de Gordovinchi , a eso de las once de la noche, se oyó el timbre.  Un oficial de policía estaba al otro lado de la puerta.  La madre de Samuel abrió, y el hombre entró para tomar datos y actuar sobre la desaparición del chico.

Como es un pueblo, aunque grande, todos se conocen, y es raro que no se sepa enseguida lo que pasa.  Y lo que empezaban a intuir todos, era que los dos niños se habían ido juntos.  Por eso los padres de Claudia también estaban ya en la casa, compartiendo la preocupación con los de Samuel, y decididos a montar una partida de búsqueda por su cuenta.

El policía hizo todo tipo de preguntas, y pidió una foto de ambos.  Luego, antes de despedirse, les pidió calma, y les aseguró que haría todo lo posible para localizarlos.

Entretanto, añadió, no se muevan de aquí y déjennos hacer a nosotros, he pedido refuerzos a la capital.  Espero que en un par de días sepamos algo;  si no, les pediría ayuda.  Y eso sí, avísenme de cualquier novedad.  Todo sirve.

                                                                   CAPÍTULO VIII

En el Planeta de la Luz, los dos niños se encontraban en camillas, sujetos por correas, e introducidos en tubos de los que se extraerían sus datos genéticos, es decir, que con ellos dentro de esos tubos, unas máquinas pueden averiguar cómo y de qué están hechos sus cuerpos.  Tras un rato muy largo en el que no debían moverse, los sacaron de los tubos y los desataron. El Sirviente les dijo que se sentaran a esperar.

Unas horas después, cuando ya los niños estaban hartos de hablar cuchicheando, se acercó de nuevo el Sirviente, y les dijo que tendrían que repetir las pruebas, porque la unidad central no había encontrado las suficientes coordenadas o datos de sus cuerpos.

Claudia miró fijamente a los ojos al Sirviente mientras los informaba.

Así que, concluyó el emisario, os llevaré a descansar a un apartamento cercano, y mañana os traeré de nuevo a esta sala para una nueva toma de muestras.

Por el camino de vuelta, no vieron a nadie, se diría que en ese planeta no había más de cuatro o cinco personajes.  Justo antes de llegar al pasadizo de entrada, por donde fueron presentados al Superintendente, se encontraron con este, que los saludó de nuevo, y conversó con el Sirviente acerca de las pruebas.  Claudia lo miró fijamente a los ojos.  Luego, se despidió con un hasta mañana, que descanséis.

El Sirviente los acompañó hacia una sala muy larga de donde salían varias puertas.  Por una de ellas, los introdujo en el anunciado apartamento y les dijo:

Ahí tenéis camas y ropas para que os podáis cubrir, agua para el aseo y bebida.  Si notáis cansancio, no os preocupéis, el aire aquí es algo más denso que en vuestro pueblo, pero os acostumbraréis en seguida.  Mañana os recogeré aquí mismo.  Y se marchó cerrando la puerta.

                                                           CAPÍTULO IX

Cuando se quedaron solos, Claudia se acercó a la puerta poniendo la oreja en ella para escuchar, al tiempo que le indicaba a Samuel silencio con el dedo índice entre sus labios.

No se oye nada, dijo en voz muy baja.  Podemos hablar.  Pero Gordovinchi, no convencido del todo, le indicó, también en voz muy baja, que probablemente, como en las pelis, hubiera micrófonos o algo que los delatara, así que él hablaría, pero al oído de ella. Y Claudia asintió.

Me he fijado en los ojos del Sirviente y del Superintendente.  Creo que nos engañan.  Me parece que quieren hacernos algo y no nos van a devolver a casa, comentó Claudia, y Gordovinchi recordó lo que ella le había confesado en el parque : que es capaz de adivinar lo que otros piensan solo con mirarles a los ojos con atención.  Eso los entristeció aún más si cabe.

Ya, pero, ¿qué podemos hacer? susurró él muy cerca de su oído.

Salir de aquí en cuanto podamos, contestó Claudia también muy cerca de su oído.

Vale, y si salimos de aquí ¿a dónde vamos? Y ¿cómo?, si estamos en un planeta.

Nos vamos de este apartamento y luego ya veremos.  Si la nave estuviera abierta, podríamos intentarlo.

Ya, pero yo no sé manejarla.  Y supongo que tú tampoco.

Te digo que nos vayamos ya, dijo Claudia, sin levantar la voz, pero un poco sofocada.  Si te dijera que quieren cortarnos pedazos de carne para seguir haciendo pruebas, ¿qué harías?

Gordovinchi, ya preocupado, porque entendía que Claudia había adivinado eso por medio de su poder de adivinación, buscó en sus bolsillos y negó con la cabeza al sacar las manos.

¿Qué te pasa?, preguntó Claudia.

Estaba buscando mi regaliz.  Con él quizá me acordaría de todo lo que he visto y nos sería más fácil la huida.

Ella sacó una bolsita de ladrillos de regaliz rojo del bolsillo superior de su peto.

Toma, dijo.  Te los compré yo cuando supe que tu madre te los había prohibido.

Él sonrió.  Vamos, despacio y sin hacer ruido.  Hay que intentarlo.

                                                             CAPÍTULO X

 En casa de Claudia, la madre lloraba constantemente, con los ojos enrojecidos por las lágrimas, y no decía nada.  El padre, que había pedido permiso en la oficina, dedicaba las horas del día a recorrer caminos por los alrededores, en una búsqueda infructuosa.  Ambos apenas comían, y siempre con visitas en casa, gente dispuesta a ayudar.  Pero ellos no hablaban con nadie, las visitas, en estos casos, más que ayudar, molestan, aunque la intención es siempre la mejor.

Después de tantas horas sin saber de ellos, puede que los hayan secuestrado, dijo el padre de Claudia. Hay que ponerse en lo peor.  Y a saber qué les habrán hecho, añadió.

La madre seguía sin hablar, pero levantó la mirada para hacerle ver que no era partidaria de ese supuesto.  Unos segundos después, dijo:  "ni se te ocurra pensar en ello, esperemos un poco y confiemos en la policía".


 Gordovinchi se tomó un par de ladrillos.  Claudia abrió la puerta del apartamento y salió
al pasillo.  Le hizo un gesto para que la siguiera, y ambos salieron, de puntillas hacia el lado izquierdo.  Al momento, él corrigió:  por este lado vinimos de las pruebas, será por el opuesto por el que podamos salir.

Tienes razón, dijo ella.  Y volvieron por sus pasos, ya con Gordovinchi delante, quien, según andaba por aquellos inacabables pasillos, y a pesar de ser muy parecidos y no tener decoración alguna, se iba acordando del recorrido.  Al final, una puerta grande frente al último giro, les indicó la salida del edificio.

Por aquí, dijo él.  Y miraron por uno de los ojos de buey que la puerta poseía en su parte superior, para comprobar que no hubiera nadie afuera.  Frente a la puerta solo se veía la nave que los había traído al Planeta de la Luz.  Parecía abierta, con una pequeña escala en la parte inferior apoyada en el suelo.  En ese momento, oyeron un ruido de pasos tras ellos, a cierta distancia.  Mejor dicho, del ligero trote de aquellos personajes, la forma en que andaban deprisa.  Otra vez Claudia le indicó silencio a Samuel.  Y como no podían retroceder, decidieron abrir la puerta, salir a toda prisa e introducirse en la nave. Así lo hicieron.  Desde dentro de la nave, vieron cómo atravesaba la misma puerta el Sirviente, y pasaba de largo.  Habían tenido suerte, de momento.

Ya en la nave, Gordovinchi examinaba los mandos. Solo una consola central como la de un video juego en cuyo centro había un dibujo con dos niños, tal vez ellos, la palabra Tierra separada por un guión de unos símbolos muy raros, y una esfera con cuatro flechas de dirección dentro, como las que señalan los puntos cardinales.  Gordovinchi pulsó en el centro de la pantalla, en un punto negro del dibujo.  Se levantó la escala, se cerró la puerta y la nave se puso a girar velozmente.  En ese momento, Gordovinchi pulsó una tecla lateral que se había encendido, y la nave partió a toda velocidad.  Justo antes. vieron cómo afuera muchos personajes se acercaban a saltos, a buen seguro sorprendidos por la maniobra de los chicos.

Gordovinchi se acordaba muy bien de cómo pulsaba en la pantalla de la nave el conductor que se los llevó del parque.  Por el visor no se veían más que puntos brillantes, nebulosas y fuertes luminosidades repentinas.  Al cabo de un tiempo que ellos no alcanzaban a medir, y como por arte de magia, la nave empezó a bajar la velocidad.  A menor velocidad, y pudieron observar el firmamento con alguna precisión, como la forma de la Tierra al irse acercando, has que, poco a poco, descendió justo encima del punto del parque del que fueron abducidos, secuestrados por los extraños seres del Planeta de la Luz.  Era también de noche y la poderosa luz de la base se posó en el suelo para dejar salir la escala por la que los dos jovencitos descendieron.  Se apagó entonces la luz y la nave quedó girando sobre su eje a cierta velocidad, con unas luces menores en su circunferencia.

Samuel y Claudia se frotaron los ojos.  Comprobaron que estaban en su parque, se fueron alejando de la nave y vieron cómo aquella emitía unos ruidos sordos, encendía otra vez su luz cegadora inferior, recogía la escala y partía vertiginosamente hacia el cielo.

En ese momento, sin decirse nada, acercaron sus miradas y de forma instintiva, se abrazaron, muy contentos.

Hemos visto luces, sobre todo una, muy fuerte, y hemos venido corriendo. ¿Sois Samuel y Claudia? ¿Estáis bien? ¿Qué os ha sucedido?

Demasiadas preguntas para unos chicos sumidos todavía en una alucinación fuerte.  No contestaron a ninguna, seguían ensimismados.

                                                              CAPÍTULO XII

Los llevaron a casa de Claudia, que estaba más cerca del parque que la de Samuel.

A su encuentro salieron los padres emocionados, que se fundieron en un primer abrazo lleno de besos con su hija, y un segundo con Gordovinchi, que vio venir a sus padres, ya avisados de su localización, a quienes se acercó corriendo para fundirse con ellos en otro abrazo.  Todo el pueblo acabó en casa de Claudia, donde se vivieron momentos de gran alegría, porque en estos casos lo principal es que no pase nada malo.

Todos querían hacerles preguntas, pero ellos no se atrevían a responder, en ese momento, a ninguna.  Seguían un poco alelados, confundidos.  Intervino entonces el padre de Samuel.

Dejemos eso para mañana.  Que descansen, que llevan fuera dos días enteros, y que entonces nos cuenten todo, ya más tranquilos.

No pudieron separarse el uno de la otra, porque alrededor había mucha gente, hasta que Gordovinchi se despidió con sus padres para ir a su casa.  Entonces Claudia lo llamó aparte y le susurró:  si contamos toda la verdad de lo que ha pasado, no nos creerán.  Mejor diremos que cogimos el autobús a la capital, sin dinero, y que no hemos vuelto hasta que lo conseguimos pidiendo por la calle. Él asintió.

Y en eso quedaron.

Alejándose de casa de su amiga, se veía la figura de un héroe anónimo, GORDOVINCHI, con su barriguilla curva y su flequillo tieso.

                                                                            F  I  N




miércoles, 6 de abril de 2016

OFF BROADWAY / NEW YORK CITY / Off Broadway / Nueva York.

Hi my dear friends, here again and today to speak about "Musicals and Broadway" in New York City.  I hope you'll like it!!

Hola queridos amigos, aquí estoy otra vez y hoy para hablaros de "Musicales y Broadway" en la ciudad de Nueva York.  
¡Espero que os guste!

Info from Speak Up magazine.


It could be a musical, a play or a comedy.  A visitor to New York often hears the terms "Off Broadway" and "Off Off Broadway",  but what do they actually mean?  Decades ago, an Off Broadway production was one outside the theater disctrict.  It was outside the "box" that extended northwards from 40th to 54th Street, and westwards  from Sixth Avenue to Eighth Avenue.  This "box" included Times Square and 42nd Street.


Today, an Off Broadway production is defined not by its location, but by the number of seats in the theater.
The definition of Off Broadway is a theater with a seating capacity between 100 and 499.
An Off Off Broadway theater is even smaller, with a seating capaticity of under 100.


There are dozens of Off Broadway and Off Off Broadway productions every year.  Most run for a few days, but some last a lot longer.  Take "Stomp and The Blue Man Group", for example.
Stomp is a percussion group from Britain that uses the human body and ordinary objects to create a lively physical theater performance.  It first opened in New York back in 1995.


Stars like Al Pacino, Claire Danes love to perform in Off Broadway productions.  They don't mind working for small companies:  on the contrary, it offers them a welcome opportunity to interact with a "real" audience.


The Off Broadway movement started in the 1950s, and was seen as a reaction to the "perceived commercialism" of Broadway, and provided an "outlet for a new generation"  of creative artists.

The first great Off Broadway musical was the revival of Beltolt Brecht and Kurt Weill's classic "The Threepenny Opera", which starred Lotte Lenya, who won a Tony Award in 1956.  Six decades later, Off Broadway is still a vibrant place.



-PLAY:  obra de teatro.
-ACTUALLY:  realmente.
-BOX:  cuadrado.
-SEAT:  asiento.
-THEY DON'T MIND:  no les importa.
-PERCEIVED: percibido.
-REVIVAL: reposición.




lunes, 15 de febrero de 2016


Hi everybody, today I want to show you around a place which I'd like to go to, "New Zealand". From Spain, the place where I'm  from and where I'm living, this is the furthest point to travel to but with nowadays communications and means of transport, there is nothing impossible!!

Hola a todo el mundo, hoy quiero enseñaros un lugar al que me gustaría ir. "Nueva Zelanda".  
Desde España, el lugar de donde soy y donde vivo, este es el punto más alejado para viajar pero con las comunicaciones y medios de transportes de hoy en día, no hay nada imposible. 



Info  from:  Speak Up  magazine.

New Zealand, with a diverse and dramatic landscape, is a country of contrasts.  Situated some 1,500 kilometres southeast of Australia, the North and South islands that comprise straddle two tectonic plates.

North Island features active volcanic regions with geysers and bubbling mud.  South Island boasts fiords, glaciers and fresh water springs.

New Zealand has a maritime climate with warm summers in January and February, and warm winters in July and August, when inland mountainous regions have snow.  No part of New Zealand is more than 128 kilometres from the sea, yet while the west coast is rugged with black-sand beaches, the east coast has golden sands and harbourds dotted with islands.

The best way to get around is by road.  Themed driving routes such as the Classic Wine Trail, the Surf Highway 45 or the Southern Scenic Route include scenic highlights, local activities and accomodation options.


New Zealand was one of the last major landmasses to be settled by humans:  Polynesians first arrived there in the 13th century.  Their culture developed into that now known as Maori.  The first European to "discover" New Zealand was a Dutchman, Abel Tasman, in 1642.  British explorer James Cook followed over a century later, in 1769, opening up trade routes with the islands, yet European settlers brought diseases and forced religious conversion and enslavement for many Maoris.


A highlight of North Island is Lake Taupo.  The huge lake was formed by a series of volcanic eruptions, and its geothermal water currents make it popular with swimmers.  Maori rock carvings can be visited by boat or kayak.

More dramatic volcanic activity can been found around the city of Rotorua, where geysers, hot water pools and bubbling mud suggest subterranean turmoil!

North Island is home to two of New Zealand's most important cities.  Auckland, known as the "City of Sails" is home to 31 per cent of the country's population.
New Zealand's capital , Wellington, is located on Cook Strait, the passage that separates North from South island.

Whangarei Falls are on this North island too.


New Zealand's South island boasts the largest of its 14 national parks.  "Fiordland" has spectacular ice-carved fiords, lakes and valleys, and two enormous glaciers that creep down into the rainforest.
One of the country's 25 marine reserves protects the world's largest black coral trees, deep-water corals that are over 300 years old.

In the far south between South Island and d'Urville Island lies the narrow French Pass, the only place on the planet where two levels of ocean can be seen at the same time.

For more info:  www.newzealand.com


The Maori were New Zealand's first  human inhabitants, arriving from Polynesia in the 13th century.
Art formed an important part of their culture in the carving houses, canoes and weapons.

"The haka" -war cry-  is one ot he most familiar of Maori traditions, as the vigorous group dance is practised by the New Zealand rugby squad, the "All Blacks" before matches.

Today Maori culture is seen as a vital part of New Zealand culture as a whole.  Its past and present can be explored at Auckland Museum on North Island.



-TO STRADDLE:  extenderse.
-RUGGED:  escarpado.
-DOTTED:  salpicado.
-THEME DRIVING ROUTE:  recorrido temático.
-HIGHLIGHT:  lugar fascinante.
-CARVING:  talla.
-TURMOIL:  agitación.
-TO CREEP DOWN:  bajar sigilosamente.
-SQUAD:  equipo.



SEE YOU  !!!